fbpx

El arte de la escucha tiene mucho que ver con la capacidad de estar presente. Pero, ¿qué significa estar presente? Significa que todo tu ser está en el momento presente; tanto la mente, como el cuerpo, como las emociones. Y esto implica no estar juzgando la situación o interpretando lo que está sucediendo a través de tus propias gafas.

Te hablo de este tema porque realmente ha sido algo muy importante en mi proceso de aprendizaje vital y profesional. Siempre he sido una persona introvertida y reflexiva que cuando estaba en una conversación con otra persona andaba analizando y pensando sobre todo lo que se estaba diciendo o sobre lo que yo podría decir, y esto no puede estar más lejos de una presencia y una escucha real. El arte de la escucha lo he tenido que trabajar poco a poco.

¡Así que vamos allá!

Una de las mayores trabas para una escucha real es la (auto)exigencia ya que nos afecta a nuestra manera de estar presentes con nosotras mismas y con la otra persona.

Si estás pendiente de analizar si lo que está sucediendo te gusta o estás de acuerdo o debería ser de otra manera, no estás presente. Y cuando no estás presente tu capacidad de escucha real se ve resentida.

No puedes escucharte ni a ti ni a la persona que acompañas.

Porque la escucha real es un arte y es tan fácil y difícil a la vez que sorprende.

¿Por qué es fácil?

Porque simplemente tienes que estar. Nada más. Estar al lado de la persona que acompañas y escuchar tanto lo que dice con palabras como lo que dice sin ellas.

¿Por qué es difícil?

Porque estás imbuida de mil pensamientos, preocupaciones, creencias sobre cómo tienen que ser las cosas, listas de tareas infinitas, juicios, prejuicios y más montañas de cosas que se ponen de por medio. Y es que en realidad cuando estás delante de otra persona no estáis solas porque cada una tiene su montaña delante de ella y para que haya un encuentro real hay que tomar conciencia de ella y poder escalarla poquito a poco para poder ver con claridad a la persona que tienes delante.

Beneficios de la escucha real:

Cuando te sientes escuchada de verdad dejas de sentirte sola. Quizás tu situación continúa siendo difícil o dolorosa, pero dejas de sentirte sola que es lo que más dolor produce en la sociedad en la que vivimos hoy en día. ¿Cuántas veces has explicado algo que te duele, no te has sentido escuchada y eso te ha hecho sentir más sola?

Como profesionales muchas veces no podemos hacer mucho más que estar presentes, y eso ya es mucho.

Bendita presencia.

Para poder trabajar el arte de la escucha y tu capacidad de estar presente es importante poder observar qué dificultades concretas encuentras en este camino.

Y qué mejor manera de realizar este camino que a través del Eneagrama.

¿Qué dificultades encuentra cada eneatipo para llevarla a cabo?

Cada carácter tiene sus propias dificultades con este tema y es interesante poder enfocarlo desde aquí para seguir creciendo. 

¡Sigue leyendo para saber las especificidades de cada eneatipo!

Eneatipo 1: dificultad con su verdad interna

Tiene dificultad en escuchar a la otra persona sin juzgar o sin señalar con el dedo internamente los errores que está cometiendo o los errores de su premisa. Puede tender a posicionarse por arriba creyendo que él o ella está en poder de la verdad sobre cómo son las cosas o cómo deberían hacerse de manera correcta. Si te pillas haciendo esto, date cuenta que no estás escuchando verdaderamente y que estás proyectando tu propia historia. Suelta tu criterio interno y acepta que cada persona vive su propia verdad.

Eneatipo 2: dificultad con respetar los procesos de las demás personas sin intervenir

Tiene dificultad a la hora de escuchar el dolor ajeno y no intervenir. Siente que tiene que hacer algo porque él o ella puede ayudar, y ¿cómo no va a hacer nada si puede hacerlo? No se da cuenta que no es tan importante y que a veces, lo importante es escuchar y dejar que la otra persona haga su propio proceso sin intervenir. Pregúntate qué te sucede si esta vez no intervienes para ayudar.

Eneatipo 3: dificultad en no enfriarse y ponerse práctica

Tiene dificultad a la hora de mantenerse conectada/o emocionalmente y no irse a la practicidad. A menudo le resta importancia al dolor emocional porque en su interior está centrada en encontrar soluciones, en ser lo más eficiente posible. Esto le hace enfriar su propio corazón y tener grandes dificultades a la hora de conectar emocionalmente incluso consigo misma. Escuchar no es encontrar soluciones. No eres tú quien tiene que brillar, es la persona a la que estás escuchando. Así que siéntate, acaricia tu corazón y mantente tierna ante lo que escuchas. No pasa nada si estás quieta.

Eneatipo 4: dificultad en mantener la atención en la otra persona y no irse a su propia historia

Tiene dificultad en mantener la atención en la otra persona ya que conecta emocionalmente muy fácilmente y esto le lleva a sus propios temas personales. Desde ahí puede entrar en una cierta intensidad emocional que tiene más que ver con sus temas que no con lo que está escuchando. Su escucha queda emborronada por su emocionalidad y es probable que le añada más intensidad a lo explicado por la persona que tiene delante que la persona misma.

Eneatipo 5: dificultad para mantenerse conectado emocionalmente y no teorizar

Tiene dificultad a la hora de mantenerse conectado emocionalmente con lo que le están explicando puesto que en el fondo son personas muy sensibles que se abruman con facilidad ante la intensidad emocional. Se resguardan en su mente o teorizan y buscan respuestas lógicas o posibles soluciones ante esa situación. Pregúntate qué te sucede si te mantienes conectada/o emocionalmente y esto en vez de distanciarte de la otra persona te hace estar más cerca. ¿Te sientes cómoda o incómoda? Ahí está la verdadera escucha.

Eneatipo 6: dificultad a la hora de conectar con su propia seguridad

Tiene dificultad en confiar que puede aportar algo a la persona que tiene delante. La situación que le explica se le puede hacer una montaña, angustiarse y no saber qué decir y ante esa ambigüedad mostrarse temerosa o en una actitud de excesiva confianza que no acaba de ser real. Pregúntate qué te asusta tanto del no saber y conecta con tu propia sabiduría y confianza interna. Desde ese lugar estarás más conectada a la otra persona.

Eneatipo 7: dificultad en mantenerse en lo doloroso o incómodo

Tiene dificultad en escuchar aquello que no le resulta agradable o divertido. Es decir, si esta persona le está compartiendo algo doloroso tenderá a ponerse a pensar en sus planes divertidos del fin de semana o a animar a la persona a ver el lado positivo de la situación. No confundas esto con algo positivo, forzar a que alguien vea las cosas como a ti te va bien que las vea no está bien y no es sano. Pregúntate por qué huyes del dolor. También hay riqueza en él.

Eneatipo 8: dificultad en respetar la vulnerabilidad

Tiene dificultad en respetar que la otra persona se sienta vulnerable, triste, apagada. Rápidamente motivará para que salga de ese estado de poco empoderamiento. Pensarás que esto está muy bien, no obstante, la vulnerabilidad también existe en la vida y es muy útil para dejarse recoger y cuidar por otra persona o por una misma. Si siempre vas de fuerte por la vida tendrás muchas dificultades en conectar con la ternura y el amor. Pregúntate qué necesita la otra persona, no qué necesitas tú para no sentirte incómoda ante esta situación.

Eneatipo 9: dificultad en sostener los conflictos

Tiene dificultad en permanecer en una situación que le genera conflicto, que no se siente en armonía y paz. Puede aconsejar desde este lugar de búsqueda de paz a la otra persona, cuando a lo mejor ésta lo que necesita es poner límites y enfadarse. No siempre está bien buscar esa paz. Cada situación requiere de una mirada distinta y es importante poder moverte por todas ellas o al menos respetarlas y no empujar a que haya paz todo el rato. Pregúntate por qué sólo te sientes cómoda en ciertas situaciones.

Pregúntate…

¿Qué haces en tu trabajo y en tu vida para trabajar tu capacidad de estar presente y la escucha real? 

¿Te has podido identificar dentro de tu dificultad para escuchar? ¿Qué has podido observar de ti?

Tan fácil y tan difícil a la vez. Ya ves que una escucha real requiere de que haya un buen autoconocimiento. Y esto sirve para tu vida personal como profesional.

Te dejo un vídeo de mi canal de Youtube donde hablo sobre la meditación y cómo empezar a establecer tu propia rutina que te ayude a trabajar la presencia.

A veces este camino es difícil hacerlo sola y es por eso que te animo a que me contactes para seguir creciendo como persona y como profesional y tengamos una sesión de valoración gratuita para conocernos.

Un abrazo grande,

Ana